miércoles, 7 de diciembre de 2011

Cuando tienes un plan... Siempre será el B

Viernes en la tarde. El tráfico es insoportable en la ciudad, pero son cosas a las que uno se acostumbra. En el carro ya imagino la llegada a la casa: quitarme la ropa, darme un baño de agua caliente mientras espero la llegada de la pizza que pediré (mucho fiambre y anchoa), colocarme un pantalón de pijama, una franela vieja con el logo de Acción Democrática (El Gocho para el 88) y echarme a leer una historia de Agatha Christie que dejé por la mitad hace dos meses y no he podido retomar, acompañado con unas 12 cervezas que compraré en el camino con seguridad; ya llevo una semana de vida dedicado al trabajo, por lo menos me puedo dedicar una noche a mí mismo: consentirme, relajarme y disfrutar de mi compañía. 






¡Pero es viernes!... ¿Y La Rumba?--- Hace un par de años que no sé lo que es eso, cuando era un mozo y rebosaba de algarabía universitaria la rumba comenzaba los miércoles y duraba hasta el sábado, me mantenía en unos envidiables 60 kilogramos y usaba pantalones talla 30, pinta de bohemio intelectual y ducho en la pista de baile. Bello, delgado, mantenido y rumbero, con presupuesto recortado (sólo para el cover) pero feliz. 


Luego llegó el trabajo, la necesidad de bajar los ritmos, levantarse temprano, quedarse hasta tarde en la oficina, asistir a reuniones con botellas de escocés para cerrar negocios a eso de las 3 de la tarde para salir corriendo a la oficina a culminar un puto informe e imprimir; si tienes suerte con la impresora será una hora más de tubos florescentes y ratón galopante. Pasan los días del joven ejecutivo recién graduado: un monigote de jefe mal pagado pero bien alimentado y vestido, con grandes expectativas profesionales; hasta que llegó la crisis financiera y se llevó al mundo por los cachos, permitiéndome la independencia laboral por un lado y por el otro aprender lo que significa andar con el culo en dos manos. En Fin, todo un nuevo comienzo a los 28 años, pero el daño ya estaba hecho: la rumba me estaba cansando y  quedó limitada a ciertas ocasiones, los locales nocturnos me parecían insoportables, la música terrible, y para poner la cosa más desagradable, la gente ya no bailaba en las discotecas... ¡Hablan!... Se había perdido la magia y la talla 30 se convirtió en 34 sin darme cuenta.   


Suena el teléfono, es Rodrigo:


-¡Hola Comadre!- Saludo tradicional entre nosotros desde hace ya 10 años, con orígenes tan absurdos como un Remake de La Señora de Cárdenas.


-Hola Coms-Contesto - ¿Qué cuentas?...


-Todo fino mi cielo... Se puede saber ¿Dónde estás?.


-En tremenda cola... Camino a la casa, estoy ma-ma-do


-¡Ay Comadre!... ¿Se le Olvidó?


-¿Qué cosa mi Coms?


- Hoy es la reunión en casa de Javier para reprtir los papelitos para el amigo secreto...

¡Malaya sea!... Hacía 5 minutos tenía una sonrisa tan grande, estaba tan absorto en mis planes solitarios que había olvidado que ya tenía planes para ese día que tenía como banda sonora The Beatles para mí, pero ahora estaría liderada por Olga Tañón, Tiesto y La Lupe.


He estado tan metido en mis cosas que había olvidado que era diciembre, cosa que era de esperarse porque entre el trabajo y la falta de fondos financieros, la navidad había pasado de ser fiesta a estorbo.


- ¡Verga!... Se me había olvidado la vaina- le conteste de manera casual, sin mucha histeria para no quedar como amargado - ¿Y a que hora es eso?...


-Es como a las 8...


- ¿A las 8? la cola está terrible, estaré llegando a las 10... Tengo que bañarme, vestirme... 


-Nada que ver...- Me interrumpió la excusa - ¿es que a caso crees que no sé que vas a llegar a tu casa y te vas a quedar dormido? ¡Loca narcoléptica!... Te vienes ya para mi casa, acá te echas un baño para que espabiles, nos tomamos algo y después vamos con los muchachos... Además tengo unos cuentos que echarte, pero no quiero contarlos en el grupo todavía...


-¿Vas a herir sensibilidades? - maligno morbo


-...Mmmmmm... Tal vez si... Tal vez no... Ahí te la dejo para que vengas...


-¡Te odio!... ¡Ya voy para allá!... ¿Qué hay para beber?...


- Lo que tu quieras traer mi comadre...


¡No joda! ¡Me cago en todo!... Interrumpido mi viernes personal, tengo que dar la vuelta y calarme la cola para llegar a casa de Rodrigo y, no conforme con eso, tengo que pararme en algún sitio a comprar la caña para el pre despacho donde la Comadre y para llevar a casa de Javier, bueno aprovecho para comprar cigarros que se están acabando.


-¡Si jodes Comadre! ya voy para allá... Besos...


-Te espero... ¡Bye!


Conclusiones:


-No hay mejor día que el viernes
-La mejores franelas para dormir y estar en la casa son las de material POP
-Las mejores franelas POP son las de candidatos presidenciales de hace más de 2 décadas
-Basta que uno tenga planes para que te recuerden los compromisos
-La vida universitaria es la mejor, aunque carezca de presupuesto
-La vida ejecutiva es como vender el alma al diablo, pero en vez del alma es el cuerpo y en vez del diablo es el jefe de turno
-La crisis financiera jodió a todo el mundo
-Si tienes facilidad para quedarte dormido y tus amigos lo saben, serás la Loca Narcoléptica del grupo
-El chisme es la droga del morboso

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada