jueves, 8 de diciembre de 2011

Indiscreciones en alta definición

No hay mejor cuento que el que trata de otro, y si se trata de algo que veías venir lo gozas mucho más. Había llegado a casa de Rodrigo que se encontraba en medio del emperifolle. Escuchaba atentamente el cuento con cerveza en mano recostado en la cama, viendo como corría de un lado al otro buscando franelas, probándose pantalones, secándose el cabello, etc.






-¡Pues si Comadre!... Esa olla se destapó... -culminó el cuento de manera tajante.


Yo no podía contener la estupefacción.


-¿Pero es que es estúpido?... ¿Como se le ocurre dejarse grabar?


-Según él, no se dio cuenta; parece que lo drogaron en la discoteca y se le llevaron para un hotel donde le dieron entre 3 por todos lados...


-¿Y en qué hotel fue?... 


- En el Madrid... O parece ser el Madrid, esas habitaciones son bien particulares.


-¿Y llegó a su casa bien?...


-Pues sí... 


-¿No tuvo resaca al día siguiente? ¿Fue para el médico?...


-Bueno... de eso no me ha dicho nada, pero tienes razón... ¿Y si le pegaron algo?...


-¿A parte de la troza por el culo?... ¿Dónde se puede ver el video?


-Ya te digo, lo tengo acá anotado... "www.pornotubegay.gk/amateur/donkeykong", en ese perfil está colgado... o estaba, no sé si lo eliminaron.


-¡Ja!... Eso se resuelve fácil coms...


-¿Vas a ver cómo le dan a Juan hasta por la cédula?


-¡Claro!... Eso no me lo pierdo...


-¡Ay Coms!... Yo no me atrevo, es amigo de uno...


-¡Si eres güevón!... ¡Vamos a verlo ya!, por curiosidad forense como quién dice.


Después de 12 minutos de sexo salvaje y grupal en un cuarto de hotel, en una presentación magnífica de porno de guerrilla, nuestras quijadas estaban desencajadas.


-¡¿DROGADA?!- Grité de manera indignada - ¡¿DROGADA TE DIJO?!, ¡ESA PUTA NO ESTABA DROGADA UN COÑO!, SI HASTA ESTABA DIRIGIENDO LA ESCENA.


-Pero miren al Juanchis pues, tan digno que se veía... Con razón el portu la mandó pal coño.


Era para coger palco. Tres malandritos tukys sacados de un cuarto oscuro se turnaban para cogerse al gordo Juan; se veían incómodos y apenados, como puticas primerizas. Juanchis les decía como colocar la cámara, cuando debían ponerle el güevo en la boca, en que momento le tocaba al otro. Todo un desnalgue tercermundista con un maravilloso close up donde decía: "Grábame la cara... ¡Mira la cara de puta que pongo!... ¡Soy tu putica!... ¡Dame duro!... Ay, ay, ay, ay..."


 Sólo quedaba una duda... ¿Cuanto pagó?...


Conclusiones:


- No importa los vínculos amistosos que se creen, siempre uno querrá ser la víctima.
-Las drogas siempre serán una excusa perfecta, más que el alcohol.
-Si vas a grabar un vídeo comprometedor no repartas copias
-No hay nada peor que ver a un gordo de 35 años gimiendo como ninfómana 
    
   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada